No busques ser el mejor, la diferenciación es el camino

 

Muchas empresas tratan sólo de ser las mejores del sector y ésta no es la vía más adecuado para el éxito de una compañía. La diferenciación es el camino.

En mercados altamente competitivos como el del real estate, el poder lo tiene el cliente y las empresas que sobresalen son aquéllas que, principalmente, tienen un mejor producto, un mejor servicio o una marca más fuerte. No obstante, si la competencia consigue sacar al mercado un producto más competitivo y a mejor precio, o la imagen de marca se descuida, entonces la empresa en cuestión puede perder una buena parte de sus clientes.

Sabemos que la competencia existe y existirásiempre, pero se puede reducir a niveles prácticamente irrelevantes a través de lo que llamamos estrategias de diferenciación.

¿Qué es ser diferente? ¿Tener un mejor producto o servicio que la competencia?. No. Ser diferente es tener “algo” en la empresa que sea percibido como único por el cliente y que , por tanto, hace que la competencia se transforme en irrelevante. Hay muchos casos de empresas que han sabido resegmentar su mercado como Apple, el Cirque du Soleil o Starbucks y se han posicionado como diferentes. Lo mismo podemos aplicar al sector del real estate.

Uno de los grandes fallos que se producen en los procesos de innovación es que no se tiene en cuenta al cliente en todo el proceso del mismo (ni al principio ni al final del mismo). La innovación no es más que “la tradición transformada” y, por tanto, no es sólo inventar cosas, sino también mejorar lo existente (aunque sea mínimamente). Por ello, hay que tener una clara orientación al cliente y buscar cuáles son sus gustos, deseos y necesidades (incluso aunque no los sepan y los intuyamos). La creatividad es una actitud y, por tanto, está al alcance de todos los que se esfuercen en lograrla y, para ello, como decía Steve Jobs: thinks different.

En definitiva, la mejor estrategia es ganar sin competir. Por ello, no dejen nunca de innovar, de pensar en cómo mejorar todos los puntos del negocio, ya que “si te quedas, te atrasan” los de tu competencia. Adaptarse a las necesidades de su entorno, sobre todo en el ámbito digital, ya que en los pequeños detalles pueden marcarse las grandes diferencias.

Arq. Marcelo Langone