Mitos y verdades sobre la innovación

La innovación se ha puesto de moda. Todos la nombran y la utilizan. Ahora bien, cuales son los mitos y verdades sobre sobre la innovación?. A continuación un breve listado.

 

  • Innovación es sinónimo de creatividad

Es importante establecer las diferencias entre estas dos palabras que muchas veces vienen en combo: “creatividad” e “innovación”. “Creatividad” es pensar y generar nuevas ideas, en cambio “innovación” es la capacidad de llevar esas ideas al mercado, es decir, implementarlas, para crear valor.

Esto significa que una persona puede ser muy creativa, tener muchas ideas, pero que se quedan ahí, en el plano de las ideas, y entonces no es innovadora, solo es creativa. Entonces, para que una persona sea innovadora tiene que tener la capacidad de llevar las ideas al plano de la acción, de la ejecución, de la implementación,  generando un nuevo servicio, un nuevo producto o un nuevo modelo del negocio. Y además, obviamente, obtener un beneficio por ellas.

 

  • No toda la gente es creativa

Hablamos de gente creativa y se nos viene a la mente personas vinculada al arte, a la publicidad, a los centros de diseño. ¿Es la creatividad patrimonio exclusivo de alguien que nació con una mente brillante? No, decididamente no.

No se trata de ser un genio aislado. Todo lo contrario, se trata de tener la capacidad para armar buenos equipos, rodearse de gente idónea que se complemente.

La verdad es que todos podemos ser creativos e innovadores. Es más, muchos de nosotros somos creativos y no lo sabemos o no nos damos cuenta de ello. La creatividad es una habilidad que está en todas y en cada una de las personas y puede trabajarse, desarrollarse y estimularse.

 

  • La innovación es tema de las grandes empresas

¿Para innovar necesitamos un “Departamento de Innovación” con numerosos recursos humanos y financieros? No, nada de eso. La innovación está en las personas, no en las empresas. Los que generan la innovación en las empresas son las personas, no al revés. Lo importante es cómo crear una “cultura innovadora” dentro de las organizaciones. Y eso no depende del tamaño de las compañías.

 

  • Innovación es igual a tecnología

Por lo general, asociamos el tema innovación a la innovación tecnológica. Esta loca carrera en la que un producto ya está siendo superado por otro al mismo momento en el que se lanza al mercado.

En realidad, la innovación puede estar en todos lados. En un sofisticado desarrollo tecnológico que revolucionará una industria determinada como en una simple idea creativa que detecta una oportunidad o en una solución a una necesidad del mercado que es implementada con acierto produciendo un nuevo valor a la empresa.

 

  • Innovación es I+D

¿Si no tenemos un departamento de Investigación y Desarrollo, no podemos innovar? No, tranquilos. Innovar es otra cosa. Innovamos viendo oportunidades que otros no ven. Resolviendo problemas que otros no resuelven. Innovamos en la forma en la que nos relacionamos con clientes y proveedores. También en la producción, en la dirección de los equipos de trabajos y en el modelo de negocio. Debemos innovar intentando involucrar a todas las áreas y recursos de la empresa (sea la empresa pequeña o grande), para que todos estén alineados con los objetivos, buscando la diferenciación y abriéndose paso en el mercado, transformando realidades.

 

  • La innovación necesita de un lugar determinado

Mucho hemos escuchado hablar de los toboganes de colores y las mesas de ping-pong que Google posee en sus oficinas (les recomiendo ver las oficinas que tienen en Dublin, Irlanda, para entender realmente lo que les digo). Coincidimos en que un espacio agradable, flexible, “mobile” y abierto favorece la interacción de un equipo de trabajo, en contraposición de oficinas llenas de despachos individuales en los que el personal se atrinchera, se separa y no se fomenta la comunicación fluida y horizontal. Sin embargo, a veces, las mejores ideas se gestan alrededor de la máquina de café, cuando la gente está relajada e interactúa de forma positiva.

Marcelo Langone

Autor del libro “De la idea a la acción. Innovar en Real Estate” de Ediciones Bienes Raíces 

Seguime en Twitter